Estoy haciendo artes marciales desde 1974, he hecho karate y taekwondo y, en 1978 comencé la practica del Kung Fu. En el año 1980 empecé la práctica del Choy Li Fut (estilo que no he abandonado nunca), y en 1985 comencé a practicar Hung Gar paralelamente durante unos 15 años. En 1987 empecé a practicar el estilo Chen de Tai Chi Chuan, el cual sigo practicando en la actualidad. También conozco el Shuai Jiao.

Mis Maestros siempre me enseñaron el Kung Fu como algo completo, que servía para todo en la vida, pero desde hace un tiempo su enseñanza se ha especializado en las partes del todo. Los actuales Maestros y profesores (siempre hay excepciones) no están enseñando todo el conjunto de las especialidades que componen un estilo. O bien se especializan en formas o se especializan en combate. La gente que solo hace formas (taolu) no hace muy bien el combate y, la gente que hace combate (sanda) generalmente no quiere hacer formas. Cada uno está muy especializado en lo suyo.

Los estilos del Kung Fu son mucho más que eso, son unos conocimientos que nos tienen que aportar un poder; un poder que nos permitan ser personas de principios y moralmente intachables, un poder que nos permita tener una salud a toda prueba durante nuestra vida, un poder que nos permita tener una fuerza mental que no permita que nos tumbe ninguno de los golpes de la vida, un poder que si en algún momento hemos de defendernos a nosotros mismos o a alguien ajeno salgamos victoriosos, un poder que nos aporte fuerza física y energía interna.

Las formas son muy importantes, el combate es muy importante, la filosofía y los principios del estilo son muy importantes. Las formas nos aportan conocimientos técnicos y conceptos, ideas y puntos de vista de los Maestros creadores. El combate nos aporta experiencia, nos hace sumar todas nuestras cualidades y sacarlas, nos hace ver dónde están nuestros errores y corregirlos; la calle nos aporta el día a día y la realidad.

Los estilos de Wushu son todo, son conocimiento y un camino de vida. Hay que vivir el Wushu, hay que seguir nuestro camino momento a momento. Tenemos que practicar con sentido todo arte marcial, no perdernos en las pequeñas cosas, si practicamos con el sentido correcto, nos aportará mucho.

Aunque mis artes marciales pertenecen al Wushu voy a terminar este escrito con una frase del Maestro japonés Miyamoto Mushasi:

«No tengas miedo a nada mientras no te apartes del camino»



Un saludo

Leave a Comment

Noticias

escuelalungtao@gmail.com